Lo esencial

por Peter Amsterdam

Algo que encuentro particularmente maravilloso de Jesús es que Su regalo transformador de la salvación está a disposición de cualquiera que lo pida sinceramente y con fe. Puede que su comprensión de la doctrina cristiana sea mínima, pero si el corazón está sediento, si busca una relación con Dios… la encontrará —de manera clara, definitiva y sin tener que dar nada a cambio— aceptando a Jesús como Salvador. La salvación es simple; es un regalo. Uno la pide, la recibe y ya es suya. ¡Es maravilloso!

Si bien recibir la salvación es algo muy sencillo, llegar a tener una comprensión profunda de la fe cristiana es harina de otro costal. El sistema de creencias que propone el cristianismo, su teología y la comprensión de la Biblia requieren cierto nivel de conocimiento. Obtener ese conocimiento es fundamental, y es algo que requiere concentración y estudio. El crecimiento espiritual se da por medio del estudio y la aplicación de la Palabra de Dios.

Es sumamente provechoso contar con un conocimiento profundo de la doctrina cristiana. No obstante, no es necesario para obtener la salvación, ni garantiza una relación cercana con Dios. Uno puede conocer y amar a Jesús, su Salvador sin comprender todos los vericuetos de la doctrina cristiana, por haberlo experimentado. Puede creer de todo corazón que Jesús en el Salvador, que es Dios, que transitó por la tierra y fue crucificado, que murió, fue enterrado y resucitó de los muertos, sencillamente porque alguien le explicó esos fundamentos, lo cual le dio suficiente comprensión del tema como para aceptarlo personalmente como su Salvador y llevarlo así a iniciar una relación con Él.

Incluso si no tienes una comprensión total de los detalles de la doctrina, puedes tener una fe robusta en Dios, y saber que está presente. Hablas con Él en oración, Él responde y te contesta. Escuchas Su voz, experimentas Su provisión, Su curación, Su amor. Tienes una conexión personal con Él, interactúas con Él y existe entre ambos una relación. No te cabe duda de que está ahí, de que es Dios, y de que es real, no solo por los relatos registrados por nuestro bien en la Biblia, sino porque Él es una realidad en tu vida, en tu experiencia personal.

Lee la introducción completa a esta serie

El Dios-Hombre

La Trinidad

La encarnación

Naturaleza y personalidad de Dios

La humanidad

El pecado

La salvación

El Espíritu Santo

Creencias

Más…
  • Si bien nuestras creencias fundamentales por lo general coinciden con las sostenidas por la mayoría de los cristianos, también abrazamos otras doctrinas menos tradicionales. Nuestra aplicación de la ley del amor que enseñó Jesús —principio cardinal del cristianismo— es una de las características distintivas de nuestro modo de vida y nuestra fe. Este principio, expuesto por Jesús, establece que para cumplir «toda la ley y los profetas» basta con amar a Dios y al prójimo como a nosotros mismos.

Valores

Más…
  • El valor del individuo

    Valoramos a cada persona, con sus aptitudes, habilidades y cualidades particulares. Estamos convencidos de que todos pueden contribuir a transformar el mundo corazón por corazón.

Acerca de LFI

LFI en línea es una comunidad virtual para los integrantes de La Familia Internacional. LFI es una comunidad cristiana dedicada a compartir el mensaje del amor de Dios en el mundo entero.

Visita nuestra página de LFI para conocer mejor nuestra agrupación.

Si estás afiliado a LFI, iniciar sesión para ver todo el contenido.