Estatutos de La Familia Internacional

I: Objetivo central

El objetivo central (la misión) de La Familia Internacional es:

  • Propagar la buena nueva del amor, la verdad y la salvación que Dios nos ofrece. Traducir el amor de Dios en actos que lleven a las personas a experimentar Su presencia y descubrir que pueden entablar una relación personal con Jesús.
  • Procurar mejorar la calidad de vida espiritual de nuestros semejantes. Comunicarles la Palabra y las verdades de Dios a fin de enriquecer su existencia. Aplicar principios espirituales para contribuir a satisfacer sus necesidades, ya sean estas espirituales o de índole práctica.
  • Crear un entorno que fomente la fe. Apoyar y asistir a las personas que desean cultivar una relación personal con Jesús y esforzarse por dar a conocer a los demás el amor y la verdad de Dios, conforme a la singular vocación que tenga cada una.

II: Afiliados

Artículo 1º

Las creencias y valores fundamentales de La Familia Internacional (LFI), juntamente con su objetivo central, constituyen los principios rectores que orientan e inspiran a la organización como un todo y a cada uno de sus afiliados. Esos principios rectores motivan a los integrantes de nuestro movimiento en la práctica de su fe y su entrega a Dios en respuesta al llamamiento de evangelizar. Infunden a los afiliados ánimo, ideas y confianza para cumplir lo que Dios quiere que hagan; para crecer en su fe como cristianos, como discípulos o como misioneros, y para facilitar la misión de La Familia Internacional y participar en ella.

Artículo 2º

Toda persona que desee afiliarse a La Familia Internacional debe:

  1. Haber aceptado personalmente a Jesucristo y reconocerlo como Salvador.
  2. Tener 18 años cumplidos.
  3. Haber seguido los pasos que se indican en el procedimiento de «Afiliación» del documento Procedimientos de La Familia Internacional.

Artículo 3º

La Familia Internacional se reserva el derecho de negar la admisión a una persona cuyas actividades sean incompatibles con la condición de afiliado o a la que no se considere apta para pertenecer a la agrupación.

Artículo 4º

Todo afiliado a La Familia Internacional tiene el deber de:

  1. Aceptar las creencias que constituyen la doctrina del movimiento y que se enumeran en la Profesión de fe de La Familia Internacional, y comprometerse a ahondar en el conocimiento de las mismas.
  2. Regirse por los principios enunciados en Valores fundamentales de La Familia Internacional.
  3. Cultivar una relación personal con Dios mediante la lectura de Su Palabra, la comunión con Jesús y la oración.
  4. Conducirse de forma ética y con integridad, tanto en su vida privada como en el ámbito profesional, absteniéndose de participar en actividades que desacrediten a La Familia Internacional o su misión.
  5. Participar en la misión de La Familia Internacional, y si no facilitarla.
  6. Entregar mensualmente su diezmo o una contribución económica a La Familia Internacional o a un integrante de la misma que diezme.
  7. Rellenar un informe mensual o figurar en el de un afiliado que haya accedido a representarlo.

Artículo 5º

  1. Todo afiliado a La Familia Internacional con hijos menores de edad tiene el deber de tratarlos amorosamente, cuidarlos bien, darles una formación cristiana, llevarlos a conocer a Dios, satisfacer lo mejor posible sus necesidades físicas, espirituales y emocionales, encargarse de que se les proporcione la debida educación y atención médica, y protegerlos de todo abuso físico, sexual, emocional o de cualquier otro tipo.
  2. La Familia Internacional considera de vital importancia el bienestar y la protección de los menores. Todos los afiliados deben respetar los principios enunciados en la Declaración de protección de la infancia de La Familia Internacional.

Artículo 6º

Todo afiliado a La Familia Internacional tiene derecho a la autodeterminación, así como libertad de elección y de expresión sobre cualquier tema, incluida su forma de participar en la misión o de facilitarla y su manera de vivir su fe.

Artículo 7º

  1. Todo afiliado debe obtener autorización de la Secretaría Mundial de Asuntos Públicos antes de suscribir un contrato en representación de La Familia Internacional, y asimismo antes de realizar cualquiera de las siguientes actividades en nombre de La Familia Internacional cuando estas tengan alcance nacional o internacional: participar en entrevistas, documentales, sitios web, foros o películas; colaborar en libros; presentar réplicas de palabra o por escrito, y redactar comunicados de prensa o artículos.
  2. Todo afiliado debe obtener autorización de la Secretaría Mundial de Asuntos Públicos antes de publicar en línea o entregar a personas ajenas a La Familia Internacional publicaciones de la misma que no sean para el público. Si bien muchos de los primeros escritos de LFI, publicados entre 1968 y 1979, se catalogaron posteriormente de aptos para el público, debe entenderse que en aquel entonces no había mecanismos de difusión generalizada como Internet. Por tanto, se requiere permiso para reproducir en Internet o en otros medios cualquier texto de LFI de ese período.

Artículo 8º

Todo afiliado a La Familia Internacional debe someterse a las leyes del país en que resida.

Artículo 9º

De acuerdo con lo que se indica en el procedimiento de «Pérdida de la condición de afiliado a LFI» del documento Procedimientos de La Familia Internacional, una persona puede ver cancelada su afiliación por:

  1. Persistir en contravenir los deberes de los afiliados presentados en los artículos 4º y 5º.
  2. Incurrir en conductas o actividades tendentes a causar cismas o que sean perjudiciales para La Familia Internacional, para su misión o para obras misioneras o colectividades de afiliados.

Artículo 10º

De acuerdo con lo que se indica en el procedimiento de «Excomunión» del documento Procedimientos de La Familia Internacional, se excomulgará para siempre de La Familia Internacional a todo afiliado que:

  1. Abuse sexualmente de un niño o una niña, o lo maltrate físicamente.
  2. Cometa un delito mayúsculo, o un acto de violencia que ponga en peligro la vida de una persona.

III: Gobierno

Artículo 1º

María Fontaine y Peter Amsterdam son los directores espirituales y administrativos de LFI. Por consiguiente, es responsabilidad de ellos:

  1. Determinar los servicios ofrecidos por La Familia Internacional.
  2. Definir, establecer o suprimir, según sea necesario, departamentos, órganos consultivos, oficinas y puestos dentro de Servicios de LFI.
  3. Designar un consejo que entienda en cuestiones de afiliación y determine sanciones.

Artículo 2º

Servicios de LFI administrará los diezmos y donativos enviados a La Familia Internacional, y con ellos costeará publicaciones y servicios, cubrirá los gastos estructurales, hará inversiones en programas que promuevan la misión de LFI, y prestará ayuda a obras y afiliados.

IV: Obras misioneras de afiliados a LFI

La Familia Internacional (LFI) es una agrupación cristiana que se ha propuesto difundir el mensaje del amor de Dios entre personas de todas las latitudes. Nuestro objetivo es sembrar esperanza y generar renovación espiritual por medio del amor incondicional de Jesucristo, el cual trasciende fronteras y no hace distinciones de raza, credo o status social. Laboramos por dejar huella en el mundo ofreciendo soluciones espirituales a las pruebas y exigencias de la vida, y traduciendo el amor de Dios en actos de bondad y compasión que contribuyan a mejorar la existencia del prójimo (Misión de La Familia Internacional).

Artículo 1º

Se estimula a los afiliados a LFI a participar en actividades relacionadas con la misión, llamadas en este documento obras misioneras. Una obra misionera de un afiliado a LFI es una iniciativa, actividad misional, agrupación, asociación u organización, legalmente constituida o no, fundada o dirigida por un integrante de La Familia Internacional.

Artículo 2º

Toda obra de un afiliado a LFI:

  1. Mantiene un alto nivel de profesionalidad, de acuerdo con los principios descritos en el documento Criterios de profesionalidad de las obras de afiliados a LFI.
  2. Procura ajustarse a los valores fundamentales de LFI y los objetivos enunciados en el documento Misión de La Familia Internacional.

Artículo 3º

Si se descubre que las actividades misioneras de un afiliado a LFI contravienen los Estatutos de La Familia Internacional, se puede dar inicio al procedimiento para desvincularlo del movimiento, de acuerdo con lo estipulado en procedimiento de «Pérdida de la condición de afiliado» del documento Procedimientos de La Familia Internacional.

Apéndice

Lista de documentos oficiales de La Familia Internacional sobre normativa y gobierno, que complementan y respaldan los Estatutos de La Familia Internacional o cuya autoridad emana de este documento:

Siguiente Documentos rectores

© La Familia Internacional, 1995, 1998, 2009, 2010, 2014, 2017

Creencias

Más…
  • Si bien nuestras creencias fundamentales por lo general coinciden con las sostenidas por la mayoría de los cristianos, también abrazamos otras doctrinas menos tradicionales. Nuestra aplicación de la ley del amor que enseñó Jesús —principio cardinal del cristianismo— es una de las características distintivas de nuestro modo de vida y nuestra fe. Este principio, expuesto por Jesús, establece que para cumplir «toda la ley y los profetas» basta con amar a Dios y al prójimo como a nosotros mismos.

Valores

Más…
  • Amor por la humanidad

    El incondicional amor de Dios por cada ser humano, que no hace distinciones de raza, credo o estatus social, es nuestra motivación y guía para procurar cubrir las necesidades espirituales y físicas de las personas con las que entablamos contacto.

Acerca de LFI

LFI en línea es una comunidad virtual para los integrantes de La Familia Internacional. LFI es una comunidad cristiana dedicada a compartir el mensaje del amor de Dios en el mundo entero.

Visita nuestra página de LFI para conocer mejor nuestra agrupación.

Si estás afiliado a LFI, iniciar sesión para ver todo el contenido.