Áncora

   

Rincón de los Directores

  • Jesús, Su vida y mensaje: Predicción sobre el templo (2ª parte)

    [Jesus—His Life and Message: Prediction About the Temple (Part 2)]

    En el artículo anterior vimos que Pedro, Santiago, Juan y Andrés le hicieron a Jesús una pregunta sobre ciertos sucesos que Él había predicho y le pidieron que les dijera qué señal indicaría su proximidad.

    Jesús comenzó por avisarles que muchos vendrían en Su nombre y descarriarían a la gente. Añadió que habría guerras y rumores de guerras, que se levantaría nación contra nación y se producirían terremotos y hambrunas. Seguidamente agregó: «Principios de dolores son estos»[1].

    Luego siguió con Su advertencia:

    Pero cuidad de vosotros mismos, porque os entregarán a los concilios, y en las sinagogas os azotarán; y delante de gobernadores y de reyes os llevarán por causa de Mí, para testimonio a ellos[2].

    Con esas palabras predijo la persecución que ocurriría después de Su muerte. No previno a los discípulos para que procuraran huir de la persecución, sino para prepararlos para lo que se avecinaba. El libro de los Hechos y las epístolas muestran que Sus predicciones se cumplieron.

    Llamaron a los apóstoles y, después de azotarlos, les ordenaron que no hablaran en el nombre de Jesús; y los pusieron en libertad[3].

    Cuando se derramaba la sangre de Esteban, Tu testigo, yo mismo también estaba presente y consentía en su muerte, y guardaba las ropas de los que lo mataban[4].

    El apóstol Pablo escribió:

    De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado[5].

    Consta también que en cierta ocasión a Pablo y a Silas los agarraron y los arrastraron hasta el mercado para presentárselos a las autoridades:

    Se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarlos con varas. Después de haberlos azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardara con seguridad[6].

    En los primeros siglos de nuestra era, los cristianos sufrieron duras persecuciones, que con frecuencia les costaron la vida. En el año 64 d. C., el emperador Nerón achacó a los cristianos el incendio que había destruido la mayor parte de la ciudad de Roma, a raíz de lo cual muchos fueron ejecutados. En el siglo III d. C., los emperadores romanos ordenaron intensas persecuciones de los creyentes, las cuales continuaron hasta que el emperador Constantino firmó en el año 313 d. C. el Edicto de Milán, con el que se logró que hubiera una aceptación general del cristianismo en todo el Imperio romano.

    Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones[7].

    Es probable que Marcos quisiera enfatizar que, antes de la destrucción de Jerusalén y del templo, el evangelio se difundiría por todas las regiones del mundo que se conocían en aquel entonces. Analizaremos más a fondo esa cuestión en el siguiente artículo. Cierto autor escribe:

    En la mente de los autores del Nuevo Testamento, el anhelo de llevar la buena nueva a todas las naciones tenía sus raíces en el propio ministerio de Jesús, y podría decirse que ya se había cumplido cuando Marcos escribió su evangelio[8].

    El apóstol Pablo escribe que el evangelio «se ha dado a conocer a todas las naciones»[9]. En la Epístola a los Colosenses dice:

    De esta esperanza ya habéis oído por la palabra verdadera del evangelio, que ha llegado hasta vosotros, así como a todo el mundo, y lleva fruto y crece también en vosotros, desde el día que oísteis y conocisteis la gracia de Dios en verdad[10].

    Primeramente doy gracias a mi Dios, mediante Jesucristo, por todos vosotros, porque vuestra fe se divulga por todo el mundo[11].

    Yo pregunto: ¿Acaso no han oído? Antes, bien, «Por toda la tierra ha salido la voz de ellos y hasta los fines de la tierra sus palabras»[12].

    Volvamos al pasaje de Marcos:

    Pero cuando os lleven para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os sea dado en aquella hora, eso hablad, porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo[13].

    Jesús vuelve a lo que estaba diciendo en el versículo 9 y da a los discípulos una promesa de apoyo y de aliento. Probablemente fue un consuelo para los discípulos, que eran hombres sin formación académica. En el libro de los Hechos dice: «Viendo la valentía de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se admiraban; y les reconocían que habían estado con Jesús»[14].

    El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y se levantarán los hijos contra los padres, y los matarán. Y seréis odiados por todos por causa de Mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, este será salvo[15].

    La persecución a la que Jesús se refería no era solo política y social, sino que incluía también la oposición de la propia familia. En los evangelios de Mateo y Lucas hay frases similares:

    He venido a poner en enemistad al hombre contra su padre, a la hija contra su madre y a la nuera contra su suegra. Así que los enemigos del hombre serán los de su casa[16].

    ¿Pensáis que he venido para traer paz a la tierra? Os digo: no, sino enemistad. De aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres; estará dividido el padre contra el hijo y el hijo contra el padre; la madre contra la hija y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera y la nuera contra su suegra[17].

    Cuando Jesús dice «todos» en la frase «seréis odiados por todos», no se refiere a que los discípulos serán odiados por todos los seres humanos, sino por personas de todos los segmentos y clases sociales: gobernantes, líderes religiosos, ciudadanos, esclavos, delincuentes, filósofos y miembros de su propia familia[18]. Se trata de una alusión a Miqueas 7:6, que dice: «El hijo deshonra al padre, la hija se levanta contra la madre, la nuera contra su suegra, y los enemigos del hombre son los de su casa».

    Si bien suena terrible que hasta en las familias se traicionen unos a otros, Jesús hizo una promesa que puede servir de aliento. «El que persevere hasta el fin, este será salvo». Aquí la palabra fin no se refiere al momento en que «todas estas cosas se cumplan», ni al fin mencionado en Marcos 13:7: «Cuando oigáis de guerras y de rumores de guerras, no os turbéis, porque es necesario que así suceda; pero aún no es el fin», sino que se refiere al fin de la vida de los discípulos. Los que perseveren en la fe a lo largo de su vida se salvarán.

    En varios pasajes del libro del Apocalipsis se hacen promesas similares a los que perseveren:

    Al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en medio del paraíso de Dios[19].

    ¡Sé fiel hasta la muerte y Yo te daré la corona de la vida![20]

    El vencedor será vestido de vestiduras blancas, y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de Mi Padre y delante de Sus ángeles[21].

    Al vencedor le concederé que se siente conmigo en Mi trono, así como Yo he vencido y me he sentado con Mi Padre en Su trono[22].

    (Continuará.)


    Nota

    Todos los versículos de la Biblia proceden de la versión Reina-Valera, revisión de 1995 © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Utilizados con permiso.


    Bibliografía general

    Bailey, Kenneth E.: Jesús a través de los ojos del Medio Oriente, Grupo Nelson, 2012.

    Bivin, David: New Light on the Difficult Words of Jesus. Holland: En-Gedi Resource Center, 2007.

    Bock, Darrell L.: Jesus According to Scripture, Grand Rapids: Baker Academic, 2002.

    Bock, Darrell L.: Luke Volume 1: 1:1–9:50, Grand Rapids: Baker Academic, 1994.

    Bock, Darrell L.: Luke Volume 2: 9:51–24:53, Grand Rapids: Baker Academic, 1996.

    Brown, Raymond E.: El nacimiento del Mesías, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1982.

    Brown, Raymond E.: La muerte del Mesías (2 tomos), Pamplona: Editorial Verbo Divino, 2005 y 2006.

    Carson, D. A.: Jesus’ Sermon on the Mount and His Confrontation with the World, Grand Rapids: Baker Books, 1987.

    Charlesworth, James H. (editor): Jesus’ Jewishness, Exploring the Place of Jesus Within Early Judaism, Nueva York: The Crossroad Publishing Company, 1997.

    Chilton, Bruce, y Evans, Craig A. (eds.): Authenticating the Activities of Jesus, Boston: Koninklijke Brill, 1999.

    Edersheim, Alfred: La vida y los tiempos de Jesús el Mesías, Clie, 1989.

    Elwell, Walter A., y Yarbrough, Robert W.: Al encuentro del Nuevo Testamento, Grupo Nelson, 2008.

    Elwell, Walter A. (ed.): Baker Encyclopedia of the Bible, Grand Rapids: Baker Book House, 1988.

    Evans, Craig A.: World Biblical Commentary: Mark 8:27–16:20, Nashville: Thomas Nelson, 2000.

    Evans, Craig A., y Wright, N. T.: Jesus, the Final Days: What Really Happened, Westminster John Knox Press, 2009.

    Flusser, David: Jesus, Jerusalén: The Magnes Press, 1998.

    Flusser, David, y Notely, R. Steven: The Sage from Galilee: Rediscovering Jesus’ Genius, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2007.

    France, R. T.: The Gospel of Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

    Gnilka, Joachim: Jesús de Nazaret: Mensaje e historia, Barcelona: Editorial Herder, 1993.

    Green, Joel B., y McKnight, Scot (editores): Dictionary of Jesus and the Gospels, Downers Grove: InterVarsity Press, 1992.

    Green, Joel B.: The Gospel of Luke, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1997.

    Grudem, Wayne: Teología sistemática: Una introducción a la doctrina bíblica, Miami: Editorial Vida, 2007.

    Guelich, Robert A.: World Biblical Commentary: Mark 1–8:26, Nashville: Thomas Nelson, 1989.

    Jeremias, Joachim: Jerusalén en tiempos de Jesús, Ediciones Cristiandad, 2000.

    Jeremias, Joachim: Jesus and the Message of the New Testament, Minneapolis: Fortress Press, 2002.

    Jeremias, Joachim: La Última Cena, Palabras de Jesús, Ediciones Cristiandad, 1980.

    Jeremias, Joachim: Teología del Nuevo Testamento, Salamanca: Ediciones Sígueme, 2001.

    Jeremias, Joachim. The Prayers of Jesus. Norwich: SCM Press, 1977.

    Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 1, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

    Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 2, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

    Keener, Craig S.: The Gospel of Matthew: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2009.

    Lewis, Gordon R., y Demarest, Bruce A.: Integrative Theology, Grand Rapids: Zondervan, 1996.

    Lloyd-Jones, D. Martyn: Estudios Sobre el Sermón del Monte

    Manson, T. W.: The Sayings of Jesus, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1957.

    Manson, T. W.: The Teaching of Jesus, Cambridge: University Press, 1967.

    McKnight, Scot: Sermon on the Mount, Grand Rapids: Zondervan, 2013.

    Michaels, J. Ramsey: The Gospel of John, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2010.

    Milne, Bruce: The Message of John, Downers Grove: InterVarsity Press, 1993.

    Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 1, Terrassa: Clie, 2005.

    Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 2, Terrassa: Clie, 2005.

    Morris, Leon: Luke, Downers Grove: InterVarsity Press, 1988.

    Morris, Leon: The Gospel According to Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1992.

    Ott, Ludwig: Manual de Teología Dogmática, Barcelona: Editorial Herder, 1966.

    Pentecost, J. Dwight: The Words & Works of Jesus Christ, Grand Rapids: Zondervan, 1981.

    Sanders, E. P.: Jesús y el judaísmo, Trotta, 2004.

    Sheen, Fulton J.: Vida de Cristo, Barcelona: Herder, 1959.

    Spangler, Ann, y Tverberg, Lois: Sentado a los pies del maestro Jesús, Vida, 2010.

    Stassen, Glen H., y David P. Gushee: La ética del reino: Siguiendo a Jesús en un contexto contemporáneo, Casa Bautista de Publicaciones, 2008.

    Stein, Robert H.: Jesús el Mesías, Clie, 2008.

    Stein, Robert H. Mark, Grand Rapids: Baker Academic, 2008.

    Stein, Robert H.: The Method and Message of Jesus’ Teachings, Revised Edition, Louisville: Westminster John Knox Press, 1994.

    Stein, Robert H.: The New American Commentary: Luke, Nashville: B&H Publishing Group, 1992.

    Stott, John R. W.: El Sermón del Monte, Certeza Unida, 1978.

    Talbert, Charles H.: Reading the Sermon on the Mount. Grand Rapids: Baker Academic, 2004.

    Williams, J. Rodman: Renewal Theology: Systematic Theology from a Charismatic Perspective. Grand Rapids: Zondervan, 1996

    Witherington III, Ben: The Christology of Jesus, Minneapolis: Fortress Press, 1990.

    Witherington III, Ben: The Gospel of Mark: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001.

    Wood, D. R. W., Marshall, I. H., Millard, A. R., Packer, J. I., y Wiseman, D. J. (editores): Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, Buenos Aires: Certeza Unida, 2003.

    Wright, N. T.: After You Believe, New York: Harper Collins Publishers, 2010.

    Wright, N. T.: Jesus and the Victory of God, Minneapolis: Fortress Press, 1996.

    Wright, N. T.: La resurrección del Hijo de Dios, Editorial Verbo Divino, 2008.

    Wright, N. T.: Matthew for Everyone, Part 1, Louisville: Westminster John Knox Press, 2004.

    Yancey, Philip: El Jesús que nunca conocí, Vida, 1996.

    Young, Brad H.: Jesus the Jewish Theologian. Grand Rapids: Baker Academic, 1995.


    [1] Marcos 13:8.

    [2] Marcos 13:9.

    [3] Hechos 5:40.

    [4] Hechos 22:20.

    [5] 2 Corintios 11:24,25.

    [6] Hechos 16:22,23.

    [7] Marcos 13:10.

    [8] Stein, Mark, 600.

    [9] Romanos 16:26.

    [10] Colosenses 1:5,6.

    [11] Romanos 1:8.

    [12] Romanos 10:18.

    [13] Marcos 13:11.

    [14] Hechos 4:13.

    [15] Marcos 13:12,13.

    [16] Mateo 10:35,36.

    [17] Lucas 12:51–53.

    [18] Stein, Mark, 601.

    [19] Apocalipsis 2:7.

    [20] Apocalipsis 2:10.

    [21] Apocalipsis 3:5.

    [22] Apocalipsis 3:21.

     

  • Feb 16 Jesús, Su vida y mensaje: Predicción sobre el templo (1ª parte)
  • Feb 9 Jesús, Su vida y mensaje: La pregunta de Jesús, y la ofrenda de la viuda
  • Feb 2 Parábolas de Jesús: Los labradores malvados, Lucas 20:9-19
  • Ene 30 Ánimo del Cielo
  • Ene 26 Jesús, Su vida y mensaje: Los siete hermanos
  • Ene 19 Jesús, Su vida y mensaje: La cuestión de la autoridad de Jesús
  • Ene 12 Jesús, Su vida y mensaje: La higuera estéril
  • Ene 5 Jesús, Su vida y mensaje: La entrada en Jerusalén
  • Dic 29 ¡Bienvenido 2021!
   

Creencias

Más…
  • Si bien nuestras creencias fundamentales por lo general coinciden con las sostenidas por la mayoría de los cristianos, también abrazamos otras doctrinas menos tradicionales. Nuestra aplicación de la ley del amor que enseñó Jesús —principio cardinal del cristianismo— es una de las características distintivas de nuestro modo de vida y nuestra fe. Este principio, expuesto por Jesús, establece que para cumplir «toda la ley y los profetas» basta con amar a Dios y al prójimo como a nosotros mismos.

Nuestra misión

Más…
  • El objetivo primordial de La Familia Internacional es mejorar la calidad de vida de las personas al difundir el vivificante mensaje de amor, esperanza y salvación que se encuentra en la Palabra de Dios. Creemos que el amor de Dios —puesto en práctica en nuestra vida cotidiana— es la clave para resolver muchos de los problemas de la sociedad, incluso en el mundo actual, complejo y acelerado. Al transmitir la esperanza y la orientación que se encuentran en las enseñanzas de la Biblia, creemos que podemos trabajar hacia la construcción de un mundo mejor; y transformarlo, corazón por corazón.

Valores

Más…
  • Sentido de comunidad

    Consideramos que nuestra fe debe vivirse en comunidad, en un ambiente de camaradería. Queremos cultivar un espíritu de unidad, amor y fraternidad. Juntos podemos lograr más.

Acerca de LFI

LFI en línea es una comunidad virtual para los integrantes de La Familia Internacional. LFI es una comunidad cristiana dedicada a compartir el mensaje del amor de Dios en el mundo entero.

Visita nuestra página de LFI para conocer mejor nuestra agrupación.

Si estás afiliado a LFI, iniciar sesión para ver todo el contenido.

Últimas series

Más…
Jesús, Su vida y mensaje
Principios fundamentales que Jesús enseñó y sobre los que edificar nuestra vida.
Vivir el cristianismo
Aplicar las enseñanzas de la Biblia a nuestra vida diaria y decisiones.
Más como Jesús
El desarrollo en nosotros de los rasgos de Cristo.
Revisión del equilibrio de vida
Cultivar y practicar una vida sana y equilibrada.