Áncora

   

Rincón de los Directores

  • Jesús, Su vida y mensaje: Getsemaní (1ª parte)

    La oración de Jesús

    [Jesus—His Life and Message: Gethsemane (Part 1): Jesus’ Prayer]

    Al terminar Su última comida con los discípulos[1], Jesús los llevó «al Monte de los Olivos»[2]. Fue allí donde les dijo: «Todos vosotros os escandalizaréis de Mí esta noche»[3]. Pedro y los demás discípulos le aseguraron que nunca se apartarían de Él.

    Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a Sus discípulos: «Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro»[4].

    El nombre Getsemaní es una combinación de dos palabras hebreas/arameas, Gath-Šmânê, que literalmente significan «prensa de aceite». Es probable que fuera el nombre de un olivar al pie del monte Olivete. El Evangelio de Juan lo describe como «un huerto»[5].

    Getsemaní se encontraba dentro de los límites de la gran Jerusalén, por lo que los grupos que habían venido de todo Israel e incluso de más lejos con ocasión de la Pascua acampaban allí por la noche, ya que tenían que permanecer dentro de la ciudad durante la Pascua. En ocasiones anteriores en que Jesús y los discípulos habían ido a Jerusalén, es probable que durmieran en Getsemaní. Por eso Judas sabía que Jesús estaría allí.

    Habiendo dicho a Sus discípulos que se sentasen mientras Él iba a rezar, Jesús se separó de la mayoría de ellos, pero no de todos.

    Y tomando a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jesús les dijo: «Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí y velad conmigo»[6].

    Otras versiones de la Biblia dicen que Jesús «se fue llenando de indescriptible tristeza y de profunda angustia» (NBV), «comenzó a ponerse triste y muy angustiado» (RVC), «comenzó a afligirse y angustiarse» (NTV).

    Es probable que Jesús, al expresar Su profunda emoción, citara el Salmo 42.

    ¿Por qué te abates, alma mía, y te turbas dentro de mí? […] Mi alma está abatida en mí[7].

    Cierto autor explica: «Mateo no induce a sus lectores a pensar que Jesús estaba turbado como lo estamos todos de vez en cuando. En Getsemaní Él experimentó un sentimiento de turbación muy inusual, que debemos considerar que estaba relacionado no solo con el hecho de que iba a morir, sino de que iba a morir con la clase de muerte que le aguardaba, una muerte reservada a los pecadores. […] Jesús se iba a hacer como un pecador en Su muerte, iba a sufrir la muerte que merece un pecador, y parece que fue eso lo que provocó la tremenda perturbación de espíritu que Mateo relata»[8].

    Yendo un poco adelante, se postró sobre Su rostro, orando y diciendo: «Padre Mío, si es posible, pase de Mí esta copa; pero no sea como Yo quiero, sino como Tú»[9].

    Tras pedir a esos tres discípulos que estaban con Él que se quedaran allí y velaran con Él, Jesús se retiró «a distancia como de un tiro de piedra», como describe el Evangelio de Lucas[10]. Inclinarse sobre el rostro era una postura de súplica, para presentar una petición u oración. Jesús comenzó Su oración diciendo: «Padre Mío». En el Evangelio de Marcos dice: «¡Abba, Padre!», y en el de Lucas simplemente: «Padre». Todas esas expresiones evidencian la cálida relación que tenía Jesús con el Padre.

    Al comenzar Su oración diciendo: «Si es posible», Jesús dejó claro que no deseaba pedir nada que fuera en contra de la voluntad de Su Padre. Más bien le estaba preguntando si era necesario que muriera crucificado. Era una forma horrible y dolorosa de morir, y cualquiera trataría de evitarla si fuera posible.

    En el Antiguo Testamento, la copa se suele asociar con el sufrimiento y la ira de Dios.

    Sobre los malos hará llover calamidades; fuego, azufre y viento abrasador serán la porción de su copa[11].

    ¡Despierta, despierta, levántate, Jerusalén, que bebiste de la mano del Señor la copa de Su ira! Porque la copa de aturdimiento bebiste hasta los posos[12].

    A lo largo de Su vida, Jesús solo buscó hacer la voluntad del Padre; y aquí una vez más confirma Su deseo de hacer Su voluntad, diciendo: «No sea como Yo quiero, sino como Tú». Por supuesto, eso tuvo un costo. Jesús era el Hijo de Dios, pero también era humano. Sabía que iba a sufrir una muerte horrible y dolorosa, y era natural que tuviera la reacción humana de rezar para que, si fuera posible, pudiera evitarla. Aun así, lo que más le preocupaba era hacer la voluntad de Su Padre.

    Volvió luego a Sus discípulos y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: «¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil»[13].

    Jesús estuvo orando a poca distancia de los discípulos. Cuando dice que luego volvió con ellos, probablemente se refiere a Pedro, Santiago y Juan, que junto con Jesús se habían alejado del resto de los discípulos. Los tres dormían. En ese momento difícil en que Jesús buscó el apoyo de Sus amigos, ellos lo defraudaron.

    Jesús les preguntó si no eran capaces de mantenerse despiertos con Él una hora. Su pregunta les proporcionó una especie de excusa, ya que infirió que no eran capaces de hacerlo, y seguidamente afirmó que, aunque el espíritu está dispuesto, la carne es débil. Ellos antes habían profesado su lealtad y declarado que estaban dispuestos a morir por Él (v. 35); pero cuando fueron puestos a prueba, resultaron estar muy cansados y no tener fuerzas para mantenerse despiertos con Él siquiera una hora. Acto seguido, Jesús los exhortó a velar y orar. Antes les había dicho: «Velad conmigo» (v. 38). Aquí lo repite (v. 41), y añade: «Y orad», sabiendo que solo el Padre podía darles lo que iban a necesitar para afrontar las dificultades que en breve les sobrevendrían.

    Otra vez fue y oró por segunda vez, diciendo: «Padre Mío, si no puede pasar de Mí esta copa sin que Yo la beba, hágase Tu voluntad»[14].

    Jesús se alejó una vez más de los tres discípulos que estaban con Él y se puso a orar a Su Padre. Anteriormente había rezado: «Si es posible, pase de Mí esta copa»[15]; ahora dice: «Si no puede pasar de Mí esta copa sin que Yo la beba, hágase Tu voluntad». Habiéndole pedido antes al Padre que no se la hiciera beber, Jesús ahora entiende que el Padre quiere que beba «esta copa» y se somete a Su voluntad.

    Volvió otra vez y los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño. Y dejándolos, se fue de nuevo y oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras[16].

    El Evangelio de Marcos describe de esta manera la segunda vez que Jesús se acercó a los tres discípulos:

    Al volver, otra vez los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño; y no sabían qué responderle[17].

    La reacción de los discípulos en Marcos da a entender que estaban avergonzados y no tenían ninguna excusa válida. Sabían que habían defraudado a Jesús.

    Entonces se acercó a Sus discípulos y les dijo: «¡Dormid ya y descansad! Ha llegado la hora, y el Hijo del hombre es entregado en manos de pecadores»[18].

    La primera frase viene traducida de distintas maneras según las biblias. La RVC dice: «Sigan durmiendo y descansando», mientras que la NBLA dice: «¿Todavía están durmiendo y descansando?»[19] Esta es la tercera y última vez que Jesús deja de orar para pedir a los tres discípulos que oren con Él, y una vez más los encuentra durmiendo. Aunque algunas versiones dan a entender que les estaba diciendo que siguieran durmiendo, la interpretación más común es que Jesús esta tercera vez no quería que los discípulos siguieran durmiendo, como tampoco era ese Su deseo las otras dos veces que fue a verlos.

    Dijo que había «llegado la hora», o sea, el momento de que lo traicionaran y dispersaran a los discípulos, tal como Él había predicho al anunciar: «De cierto os digo que uno de vosotros me va a entregar»[20]. Cuatro veces en este capítulo se menciona la traición que Jesús va a sufrir[21]. Él era consciente de que estaba a punto de ser traicionado por uno de los Suyos.

    (Continuará.)


    Nota

    A menos que se indique otra cosa, todos los versículos de la Biblia proceden de la versión Reina-Valera, revisión de 1995 © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Utilizados con permiso.


    Bibliografía general

    Bailey, Kenneth E.: Jesús a través de los ojos del Medio Oriente, Grupo Nelson, 2012.

    Bivin, David: New Light on the Difficult Words of Jesus. Holland: En-Gedi Resource Center, 2007.

    Bock, Darrell L.: Jesus According to Scripture, Grand Rapids: Baker Academic, 2002.

    Bock, Darrell L.: Luke Volume 1: 1:1–9:50, Grand Rapids: Baker Academic, 1994.

    Bock, Darrell L.: Luke Volume 2: 9:51–24:53, Grand Rapids: Baker Academic, 1996.

    Brown, Raymond E.: El nacimiento del Mesías, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1982.

    Brown, Raymond E.: La muerte del Mesías (2 tomos), Pamplona: Editorial Verbo Divino, 2005 y 2006.

    Carson, D. A.: Jesus’ Sermon on the Mount and His Confrontation with the World, Grand Rapids: Baker Books, 1987.

    Charlesworth, James H. (editor): Jesus’ Jewishness, Exploring the Place of Jesus Within Early Judaism, Nueva York: The Crossroad Publishing Company, 1997.

    Chilton, Bruce, y Evans, Craig A. (eds.): Authenticating the Activities of Jesus, Boston: Brill Academic, 1999.

    Edersheim, Alfred: La vida y los tiempos de Jesús el Mesías, Clie, 1989.

    Elwell, Walter A., y Yarbrough, Robert W.: Al encuentro del Nuevo Testamento, Grupo Nelson, 2008.

    Elwell, Walter A. (ed.): Baker Encyclopedia of the Bible, Grand Rapids: Baker Book House, 1988.

    Evans, Craig A.: World Biblical Commentary: Mark 8:27–16:20, Nashville: Thomas Nelson, 2000.

    Evans, Craig A., y Wright, N. T.: Jesus, the Final Days: What Really Happened, Westminster John Knox Press, 2009.

    Flusser, David: Jesus, Jerusalén: The Magnes Press, 1998.

    Flusser, David, y Notely, R. Steven: The Sage from Galilee: Rediscovering Jesus’ Genius, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2007.

    France, R. T.: The Gospel of Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

    Gnilka, Joachim: Jesús de Nazaret: Mensaje e historia, Barcelona: Editorial Herder, 1993.

    Green, Joel B., y McKnight, Scot (editores): Dictionary of Jesus and the Gospels, Downers Grove: InterVarsity Press, 1992.

    Green, Joel B.: The Gospel of Luke, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1997.

    Grudem, Wayne: Teología sistemática: Una introducción a la doctrina bíblica, Miami: Editorial Vida, 2007.

    Guelich, Robert A.: World Biblical Commentary: Mark 1–8:26, Nashville: Thomas Nelson, 1989.

    Jeremias, Joachim: Jerusalén en tiempos de Jesús, Ediciones Cristiandad, 2000.

    Jeremias, Joachim: Jesus and the Message of the New Testament, Minneapolis: Fortress Press, 2002.

    Jeremias, Joachim: La Última Cena, Palabras de Jesús, Ediciones Cristiandad, 1980.

    Jeremias, Joachim: Teología del Nuevo Testamento, Salamanca: Ediciones Sígueme, 2001.

    Jeremias, Joachim. The Prayers of Jesus. Norwich: SCM Press, 1977.

    Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 1, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

    Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 2, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

    Keener, Craig S.: The Gospel of Matthew: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2009.

    Lewis, Gordon R., y Demarest, Bruce A.: Integrative Theology, Grand Rapids: Zondervan, 1996.

    Lloyd-Jones, D. Martyn: Estudios Sobre el Sermón del Monte.

    Manson, T. W.: The Sayings of Jesus, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1957.

    Manson, T. W.: The Teaching of Jesus, Cambridge: University Press, 1967.

    McKnight, Scot: Sermon on the Mount, Grand Rapids: Zondervan, 2013.

    Michaels, J. Ramsey: The Gospel of John, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2010.

    Milne, Bruce: The Message of John, Downers Grove: InterVarsity Press, 1993.

    Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 1, Terrassa: Clie, 2005.

    Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 2, Terrassa: Clie, 2005.

    Morris, Leon: Luke, Downers Grove: InterVarsity Press, 1988.

    Morris, Leon: The Gospel According to Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1992.

    Ott, Ludwig: Manual de Teología Dogmática, Barcelona: Editorial Herder, 1966.

    Pentecost, J. Dwight: The Words & Works of Jesus Christ, Grand Rapids: Zondervan, 1981.

    Sanders, E. P.: Jesús y el judaísmo, Trotta, 2004.

    Sheen, Fulton J.: Vida de Cristo, Barcelona: Herder, 1959.

    Spangler, Ann, y Tverberg, Lois: Sentado a los pies del maestro Jesús, Vida, 2010.

    Stassen, Glen H., y David P. Gushee: La ética del reino: Siguiendo a Jesús en un contexto contemporáneo, Casa Bautista de Publicaciones, 2008.

    Stein, Robert H.: Jesús el Mesías, Clie, 2008.

    Stein, Robert H. Mark, Grand Rapids: Baker Academic, 2008.

    Stein, Robert H.: The Method and Message of Jesus’ Teachings, Revised Edition, Louisville: Westminster John Knox Press, 1994.

    Stein, Robert H.: The New American Commentary: Luke, Nashville: B&H Publishing Group, 1992.

    Stott, John R. W.: El Sermón del Monte, Certeza Unida, 1978.

    Talbert, Charles H.: Reading the Sermon on the Mount. Grand Rapids: Baker Academic, 2004.

    Williams, J. Rodman: Renewal Theology: Systematic Theology from a Charismatic Perspective. Grand Rapids: Zondervan, 1996.

    Witherington III, Ben: The Christology of Jesus, Minneapolis: Fortress Press, 1990.

    Witherington III, Ben: The Gospel of Mark: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001.

    Wood, D. R. W., Marshall, I. H., Millard, A. R., Packer, J. I., y Wiseman, D. J. (editores): Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, Buenos Aires: Certeza Unida, 2003.

    Wright, N. T.: After You Believe, New York: Harper Collins Publishers, 2010.

    Wright, N. T.: Jesus and the Victory of God, Minneapolis: Fortress Press, 1996.

    Wright, N. T.: La resurrección del Hijo de Dios, Editorial Verbo Divino, 2008.

    Wright, N. T.: Matthew for Everyone, Part 1, Louisville: Westminster John Knox Press, 2004.

    Yancey, Philip: El Jesús que nunca conocí, Vida, 1996.

    Young, Brad H.: Jesus the Jewish Theologian. Grand Rapids: Baker Academic, 1995.


    [1] Mateo 26:17–20.

    [2] Mateo 26:30.

    [3] Mateo 26:31.

    [4] Mateo 26:36.

    [5] Juan 18:1.

    [6] Mateo 26:37,38.

    [7] Salmo 42:5,6. V. también Salmo 43:5.

    [8] Morris, The Gospel According to Matthew, 667.

    [9] Mateo 26:39.

    [10] Lucas 22:41.

    [11] Salmo 11:6.

    [12] Isaías 51:17. V. también Ezequiel 23:33,34.

    [13] Mateo 26:40,41.

    [14] Mateo 26:42.

    [15] Mateo 26:39.

    [16] Mateo 26:43,44.

    [17] Marcos 14:40.

    [18] Mateo 26:45.

    [19] Mateo 26:45 (NBLA).

    [20] Mateo 26:21.

    [21] Mateo 26:16,21,23,25.

     

  • Dic 28 Vienen mejores días (8ª parte)
  • Dic 7 Vienen mejores días (7ª parte)
  • Nov 23 Vienen mejores días (6ª parte)
  • Nov 16 Vienen mejores días (5ª parte)
  • Nov 9 Vienen mejores días (4ª parte)
  • Nov 2 Vienen mejores días (3ª parte)
  • Oct 26 Vienen mejores días (2ª parte)
  • Oct 19 Vienen mejores días (1ª parte)
  • Ago 17 Jesús, Su vida y mensaje: Juan 17: Oración de Jesús (2ª parte)
   

Creencias

Más…
  • Si bien nuestras creencias fundamentales por lo general coinciden con las sostenidas por la mayoría de los cristianos, también abrazamos otras doctrinas menos tradicionales. Nuestra aplicación de la ley del amor que enseñó Jesús —principio cardinal del cristianismo— es una de las características distintivas de nuestro modo de vida y nuestra fe. Este principio, expuesto por Jesús, establece que para cumplir «toda la ley y los profetas» basta con amar a Dios y al prójimo como a nosotros mismos.

Misión

Más…
  • El objetivo primordial de La Familia Internacional es mejorar la calidad de vida de las personas al difundir el vivificante mensaje de amor, esperanza y salvación que se encuentra en la Palabra de Dios. Creemos que el amor de Dios —puesto en práctica en nuestra vida cotidiana— es la clave para resolver muchos de los problemas de la sociedad, incluso en el mundo actual, complejo y acelerado. Al transmitir la esperanza y la orientación que se encuentran en las enseñanzas de la Biblia, creemos que podemos trabajar hacia la construcción de un mundo mejor; y transformarlo, corazón por corazón.

Valores

Más…
  • Soluciones espirituales

    Aplicamos principios espirituales para hacer frente a los retos que se nos presentan a diario, vencer obstáculos, resolver conflictos, maximizar los recursos y sanar corazones. Queremos compartir con los demás nuestras riquezas y conocimientos espirituales.

Acerca de LFI

LFI en línea es una comunidad virtual para los integrantes de La Familia Internacional. LFI es una comunidad cristiana dedicada a compartir el mensaje del amor de Dios en el mundo entero.

Visita nuestra página de LFI para conocer mejor nuestra agrupación.

Si estás afiliado a LFI, iniciar sesión para ver todo el contenido.

Últimas series

Más…
Vienen mejores días
Impulsores de la fe para hacer frente a los tiempos difíciles que vivimos.
Pasemos a Lo esencial
Artículos que tratan los temas fundamentales de la doctrina y fe cristiana.
Vivir el cristianismo
Aplicar las enseñanzas de la Biblia a nuestra vida diaria y decisiones.